Para Israel, la venganza debe ser un plato que se sirva frío
Fecha: 2024-04-14 22:21:49 PM
El ataque de Irán del fin de semana es notable por dos razones: su franqueza y su ineficacia

El Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu y el Ministro de Defensa Yoav Gallant

Tras varios días en los que el líder supremo, el ayatolá Alí Khamenei, prometió repetidamente que “el malvado régimen sionista” sería castigado por su ataque del 1 de abril contra el complejo de la embajada iraní en Damasco (Siria), en el que murieron siete asesores militares iraníes, entre ellos tres altos mandos, la República Islámica atacó. Más de 300 drones y misiles lanzados desde suelo iraní apuntaron a Israel el sábado. Casi todos fueron interceptados, principalmente por las defensas israelíes o estadounidenses, y sólo se informó de una víctima israelí, una niña de una comunidad beduina herida por metralla.

¿Será ése el final?

No es ningún secreto que Israel e Irán llevan décadas librando una guerra en la sombra. El ataque del fin de semana es notable por dos razones: su franqueza y su ineficacia. Los mandos militares iraníes comprendieron sin duda que la mayoría de sus lentos aviones no tripulados, unos 170 en total, serían derribados antes de alcanzar sus objetivos. Eran una distracción. A esos mandos probablemente les sorprendió más que sus 30 misiles de crucero y 120 misiles balísticos también causaran daños insignificantes.

Esto debería servir de lección a los dirigentes iraníes: No son rivales tecnológicos para el Estado judío, especialmente cuando Estados Unidos les echa una mano. Si Israel decide responder al ataque con ataques directos contra Irán -quizás contra instalaciones petrolíferas, nucleares o infraestructuras militares- no es probable que falle sus objetivos.

Mientras escribo esto, el Gabinete de Israel está debatiendo esa cuestión. Como cuestión de autodefensa, Israel tiene todo el derecho moral y legal a responder de la misma manera, y algo más. No basta con que Israel demuestre su capacidad de defensa, como hizo el fin de semana. También debe restablecer su capacidad de disuasión. Es decir, tiene que demostrar a los dirigentes de Irán que el precio por sacar de las sombras su guerra contra Israel será insoportablemente alto y que, por tanto, no se repetirá.

Pero si el derecho es una consideración, la prudencia es otra.

Israel tiene una guerra inacabada contra Hamas en la Franja de Gaza, y un ataque directo israelí contra Irán podría desencadenar una segunda guerra a gran escala contra Hezbollah en Líbano, si no con el propio Irán. La mayoría de los israelíes entienden que esa guerra en particular tendrá que librarse tarde o temprano -quizá antes de que acabe el verano- y que probablemente será mucho más dura para ellos de lo que ha sido hasta ahora la guerra contra Hamas.

Pero la guerra contra Hezbollah exigirá dos cosas: la plena concentración de la capacidad de combate de Israel y el apoyo sostenido de Estados Unidos.

El ataque de Irán, y la loable participación de la administración Biden en la defensa de Israel, es una oportunidad para que Benjamin Netanyahu repare los deshilachados lazos en Washington y otras capitales occidentales mostrando moderación. Entre otras cosas, puede ayudar a que la Cámara de Representantes vote finalmente a favor del paquete de ayuda militar Ucrania-Israel que el Senado aprobó en febrero. También da tiempo a Israel para destruir lo que queda de las fuerzas militares de Hamás en Gaza.

Un ataque israelí ahora carecería de una ventaja adicional: el elemento sorpresa. No sólo la tecnología israelí es superior a la iraní. También lo es su inteligencia, del tipo que se ha puesto de manifiesto con los golpes israelíes al principal científico nuclear iraní, a altos mandos y el espectacular robo en 2018 de sus expedientes nucleares secretos. La naturaleza clandestina de la guerra ha contribuido a mantener a Teherán paranoico, vulnerable y desconcertado. Es el tipo de lugar donde una nación sabia quiere que esté su enemigo.

Nada de esto quiere decir que Israel deba simplemente retirarse.

Israel encontrará oportunidades para golpear a su enemigo donde más le duele, en el momento que elija. También lo hará Irán, por supuesto, pero Irán lo haría de todos modos. Las instalaciones diplomáticas de Israel siempre han sido vulnerables a los ataques iraníes, al igual que los objetivos civiles judíos. Nos lo recordaron de nuevo el jueves, cuando un tribunal argentino finalmente declaró a Irán responsable del ataque de 1994 contra un centro cultural judío en Buenos Aires, Argentina, que mató a 85 personas e hirió a cientos.

Tampoco quiere decir que Israel no merezca todo el apoyo del presidente Joe Biden si decide tomar represalias por el ataque del sábado. Jamenei seguramente tomó nota de las fricciones entre Israel y Occidente sobre Gaza cuando ordenó el ataque; la luz del día entre Israel y Estados Unidos es a menudo una invitación a las travesuras de los enemigos comunes de ambos. El presidente norteamericano tiene razones políticas para evitar otra guerra regional a gran escala en un año electoral. Pero la mejor manera de evitarla es que Teherán no se haga ilusiones de que puede separar a Israel de Estados Unidos iniciando una guerra.

Las decisiones clave del último medio siglo que han llevado a Oriente Medio al lugar en el que se encuentra hoy tienen un origen común: la Revolución Islámica de Irán de 1979, que llevó al poder a un despotismo teocrático empeñado en sembrar el fanatismo, brutalizar a su propio pueblo, destruir Israel y causar miseria en toda la región en aras de sus objetivos ideológicos. El ataque con misiles del sábado es el último ejemplo de un largo y feo historial. Pero mientras los israelíes deciden cómo reaccionar, servirían mejor a sus intereses recordando el útil adagio de que la venganza es un plato que se sirve frío.

© The New York Times 2024



Buscador
Lo Ultimo